Tipos de parasitismo en la naturaleza

Plantas parásitas


La forma de vida parásita en los seres vivos no es algo exclusivo de los animales o bien las bacterias: las plantas parásitas existen, y a pesar de que la primera cosa que nos venga a la cabeza sea algo negativo al oír la palabra “parásito”, la flora parásita la componen organismos vivos normales y corrientes que podemos localizar en una gran parte del planeta como especie natural, y que no es algo tan “desagradable” como a priori puede entregar a comprender el nombre que las caracteriza. Y es que la vida de muchos organismos vegetales parásitos asimismo es esencial para la naturaleza. Y es que si algo nos ha probado la naturaleza es que tiene mil y una formas de amoldarse al ambiente, por extrañas y duras que sean las condiciones tanto climáticas como terrenales, y las plantas son un claro ejemplo de ello: existen plantas en prácticamente todos los lugares del planeta, capaces de aguantar temperaturas y tiempos extremos, cada una con su fisiología y anatomía, ciertas aun tan extrañas que ni el mayor de los especialistas en plantas sería capaz de llamarla como tal sin estudiarla anteriormente. Puesto que bien, en el presente artículo vamos a hablar sobre uno de estos peculiares conjuntos de plantas: las plantas parásitas.

Características Guayaba

Plantas y vegetales parásitos

El parasitismo (primordial medio de subsistencia de las plantas y vegetales parásito) es solo una forma de adaptación que adoptan las plantas para sobrevivir en el medio en el que medran. Este procedimiento que toman ciertas especies de plantas parásitas se fundamenta en alimentarse y beneficiarse no del ambiente, sino más bien de otras plantas lindantes. Este género de parasitismo es llamado como parasitismo inteligente puesto que deja a los tipos de plantas parásitas alimentarse y sobrevivir merced a una segunda o bien múltiples plantas de su ambiente a las que les birla los nutrientes que necesite. No obstante, aquello que toman es justo lo preciso para satisfacer sus necesidades básicas con lo que a pesar de “robar” los nutrientes vitales de la planta huésped, la planta parásita solo coge lo justo y preciso para su supervivencia, con lo que deja a la planta huésped sobrevivir asimismo, sin precisar matarla (hecho que por otro lado sería tonto, puesto que si las plantas parásitas absorbiesen todos y cada uno de los nutrientes de las plantas huésped de su ambiente y acabaran con todas y cada una , asimismo terminarían por fallecer mismas con lo que se crea una suerte de relación de convivencia y necesidad entre las dos).

Evidentemente, asimismo hay otros géneros de vegetales parásitos, como árboles parásitos, e inclusive plantas que efectúan el parasitismo con árboles y a la inversa. La relación entre la planta parásito y el huésped no ha de ser necesariamente entre plantas o bien vegetales de exactamente la misma especie.

Grupos y géneros de plantas parásitas

Existen 2 grandes conjuntos de plantas parásitas: las plantas hemiparásitas y holoparásitas. El primer conjunto se distingue por poder efectuar la fotosíntesis por sí solas en tanto que merced a que tienen clorofila en su composición sí que tienen dicha habilidad, no obstante para efectuarla deben captar los nutrientes (sales minerales y agua) de otra planta. De este conjunto se podría resaltar al ajonje, una de las plantas parásitas más habituales y conocidas.

Para el segundo grupo de plantas parásitas (las holoparásitas), es indispensable extraer la materia orgánica ya elaborada de las otras plantas, puesto que si bien extraigan los nutrientes esenciales de otros géneros de plantas son inútiles de efectuar la fotosíntesis al no tener clorofila. Como curiosidad, se puede destacar que las plantas holoparásitas por consiguiente no precisan ni de hojas ni de tallos (que son los encargados de mantener las hojas) en su anatomía, puesto que la función primordial de los dos es la de recoger los nutrientes que les da la luz del sol, con lo que este tipo de vegetales parásito acostumbran a tener formas muy especiales, resaltando por servirnos de un ejemplo la planta parásita Rafflesia Arnoldi. Las semillas de estas plantas parásitas poseen reservas de nutrientes para sostenerla viva a lo largo de sus primeros diez días. Si en ese tiempo el vegetal no ha encontrado una planta hospedadora a la que parasitar, va a morir. Por lo tanto, estas plantas parásitas solo acostumbran a medrar en ambientes con mucha densidad de flora, como junglas tropicales y ecosistemas similares, en el que les resulte muy simple localizar una planta a la que parasitar.



En esta entrada se habló de tipos de parasitismo en la naturaleza, ejemplos de parasitismo en plantas, plantas parasitas ejemplos, tipos de parasitismo, parasitismo vegetal, parasitismo tipos, parasitos plantas, plantas parásitas, plantas parásitas, grupos de plantas, plantas parasitas, plantas parasitas

No hay comentarios:

Publicar un comentario