Síntomas menopaúsicos

Reduce los síntomas menopáusicos gracias a la Actaea Racemosa


La Actaea racemosa, asimismo llamada cimicífuga racemosa, es una planta medicinal ubicada en la familia Ranunculaceae. Fue descrita en primera instancia por el botánico Plukenet en mil seiscientos noventa y seis y más tarde en el siglo XVIII por Linné. Los nativos norteamericanos la empleaban habitualmente para tratar las irregularidades menstruales, facilitar el parto y bajo la manera de cataplasma para tratar mordeduras de víbora.

Lengua de tigre Sanseviera trifasciata

Cimicifuga racemosa

¿Dónde se puede hallar?

La Actaea racemosa vive en los bosques de los Estados Unidos de América, eminentemente en los estados de Carolina del Norte, Virginia, Luisiana, y asimismo en Canadá. Acostumbra a medrar en zonas de media sombra.

Descripción de la planta

Es una planta herbácea, perenne y caracterizada por formar conjuntos de su especie. Suele medir entre 1 y tres metros de altura, y tiene un rizoma obscuro y grueso.

El tallo herbáceo es tipo acaule, proveída de surcos. Cuenta hojas grandes de nervadura pennada, predisposición alternada y con un margen dentado de base asimétrica. Acostumbran a tener un color colorado profundo, prácticamente negro.

El fruto de la Cimifuga racemosa tiene forma de uva, formado por flores blanco-mantecosas refulgentes de aroma hediondo y preparadas en racimo terminal con unos tallos delgados ramificados, que aparecen entre el verano y el otoño. Sus frutos son silículas.

Usos medicinales conocidos

Los extractos de cimicífuga pueden ser indicados como terapia de remplazo hormonal en casos en los que esta se halle desaconsejada, pudiéndose regentar sin riesgo a lo largo de de tres a seis meses continuos, conforme se desprende de la experiencia clínica efectuada con más de mil setecientos pacientes.

Por otra parte se ha visto eficaz en la reducción de síntomas menopáusicos como sofocos, palpitaciones, insomnio, depresión, dismenorreas y ansiedad. Parece que en la actualidad más de un millón y medio de europeos consumen extractos de cimicífuga con estos propósitos.

La Actaea racemosa se ??ha mostrado eficaz asimismo en el tratamiento de artritis reumática, osteoartritis y dolor muscular o bien neurológico. Asimismo se ha mostrado eficaz en el tratamiento de tinnitus.

¿Es tóxica?

Clavel de la variedad Dianthus hyssopifolius

Actaea racemosa

No se recomienda el empleo de esta planta a lo largo del embarazo ni se aconseja su consumo en pacientes con cáncer de mama. Puede generar molestias estomacales y dolores de cabeza, como pesadez de piernas y incremento de peso. En cambio no se conocen los posibles efectos desfavorables asociados a un tratamiento crónico.

En referencia a algún caso de hepatotoxicidad observada en pacientes tratados con Cimicifuga, teniendo presente que la relación causa-efecto no está clarísima, ciertos autores aconsejan una vigilancia de las enzimas hepáticas a lo largo de tratamientos crónicos.

En caso de sobredosis, se pueden acentuar las perturbaciones gastrointestinales. En un caso así, se va a suspender el tratamiento y valorar la situación clínica.

Precauciones en su consumo

La falta de estudios en mujeres con tumores hormono-dependientes desaconseja su empleo en esta una parte de la población. Si a lo largo del tratamiento hubiese sensación de presión y incremento en el pecho, reaparición de la regla, como en el caso de molestias persistentes y no definidas, deberá evaluarse la situación clínica.



En esta entrada se habló de sintomas menopausicos

No hay comentarios:

Publicar un comentario